martes, 2 de marzo de 2010

Se cuestiona la eficacia de buscar vida extraterrestre mediante ondas de radio

Paul DaviesLa Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre (SETI) ha estado dominada durante su primer medio siglo por la filosofía de una búsqueda de señales de radio inusuales. Mientras ultima la publicación de su nuevo libro 'El extraño silencio: ¿Estamos solos?', el especialista en este terreno Paul Davies defiende la necesidad de audaces innovaciones si queremos saber algo de nuestros vecinos cósmicos.

En un artículo publicado en el número de marzo de la revista Physics World, Davies, director de BEYOND (Centro de conceptos fundamentales en Ciencias de la Universidad Estatal de Arizona)explica las limitaciones de la búsqueda de señales de radio y cómo se puede progresar en la localización de vida extraterrestre inteligente.

Como Davies escribe, "las especulaciones sobre SETI están siempre rodeadas por la trampa del antropocentrismo: una tendencia a utilizar el estado de la la civilización humana en el siglo XXI como un modelo de lo que sería una civilización extraterrestre. Después de 50 años de SETI en esa dirección, ha llegado el momento de ampliar la búsqueda de señales de radio".

Para cuestionar la idea de una civilización extraterrestre que transmite señales de radio hacia la Tierra, Davies explica que, aun cuando los alienígenas estén, digamos, a 500 años luz de distancia (cerca de las normas de SETI), los extraterrestres establecieron contacto con la Tierra en 1510, mucho antes de que nosotros estuviéramos equipados para recoger las señales de radio.

Mientras que la actividad de SETI se ha concentrado en la radioastronomía, los astrónomos sólo han encontrado un silencio misterioso. Davies sugiere que puede haber señales más convincentes de la vida extraterrestre inteligente, ya sea aquí en la Tierra en forma de microorganismos extraños que de alguna manera encontraron su camino a la Tierra, o en el espacio, a través de la detección de ausencia de anomalías, por ejemplo, partículas de la generación de energía que una forma de vida extraterrestre podría haber cosechado.

"Mediante el uso de una amplia gama de métodos científicos, desde la genómica a la astrofísica de neutrinos", dijo Davies, "deberíamos comenzar a examinar el Sistema Solar y nuestra región de la galaxia en busca de cualquier indicio de compañía cósmica pasada o presente".

EUROPA PRESS

0 comentarios:

Publicar un comentario